<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=621963468618297&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Radiocirugia

Radiocirugía con Gamma Knife: ¿cuándo es mejor que una cirugía convencional?

Gamma Knife

Gamma Knife

marzo 19, 2020

|

5 min


Si a un paciente le diagnosticaron un tumor o lesión cerebral, por lo general existen diversas opciones de tratamiento. En algunos casos, un monitoreo puede ser suficiente. Pero en muchos casos se requerirá una intervención más activa.

Para ello, a menudo, se emplean dos tratamientos. El primer método es la cirugía tradicional o craneotomía, y el segundo es la radiocirugía con Gamma Knife, una forma especializada de radiocirugía al cerebro. Cada uno tiene el objetivo de reducir el tamaño del tumor tanto como sea posible o de reducir los síntomas de una lesión.

Sin embargo, en muchos casos, Gamma Knife es una mejor opción que la craneotomía. A continuación, detallamos cuáles son esas ocasiones.

 

1. Ubicación del tumor o la lesión

Cuando un tumor u otra anormalidad del cerebro es demasiado difícil de alcanzar con la neurocirugía estándar o se ubica cerca de áreas muy delicadas del cerebro, Gamma Knife permite realizar el tratamiento con una reducción significativa de los riesgos que involucraría una craneotomía.

Gamma Knife permite irradiar pequeños blancos dentro de la cabeza y del cerebro con muy alta precisión. Si bien cada haz tiene muy poco efecto en el tejido cerebral por el cual pasan, el punto en donde todos los haces se encuentran (en el tumor cerebral) recibe una dosis muy grande de radiación, lo suficiente para destruir las células del tumor.  

De esta manera, la precisión de la radiocirugía estereotáxica del cerebro permite que solo se transmita una radiación mínima a los tejidos sanos que rodean el objetivo. En pocas palabras, esta modalidad se recomendaría para los tumores que se encuentran cerca de estructuras esenciales del cerebro que no pueden tolerar una gran dosis única de radiación1.

tomografia computarizada del cerebro

 

2. Tamaño del tumor 

Durante una craneotomía, el cirujano intenta quitar todo el tumor o parte de él sin causar daño severo a los tejidos circundantes. En algunos casos, resulta “fácil” separarlo del tejido cerebral que los rodea. Sin embargo, esta labor se vuelve muy riesgosa y complicada cuando el tamaño del tumor o de la lesión es demasiado pequeño. Es decir, de 4 cm o menos.

Ante estos casos, la radiocirugía con Gamma Knife se convierte en una mejor opción frente a la craneotomía. Este método está especialmente diseñado para tratar objetivos muy pequeños en el cerebro, sin importar su profundidad. En particular, es útil en el control de pequeños tumores cerebrales no cancerosos (benignos) y cancerosos (malignos)2.

Esto se debe a que Gamma Knife puede tratar una área con una precisión de 0.15 mm: menos que el ancho de un cabello humano.

 

3. Salud del paciente 

La craneotomía requiere incisiones en el cuero cabelludo, una abertura en el cráneo y en las membranas que rodean el cerebro y una disección del tejido cerebral. Sin duda, esta cirugía conlleva importantes riesgos, como infección o pérdida de sangre. Por eso, no suele ser una buena opción cuando una persona no está lo suficientemente sana o cuando es una persona mayor.

medico diagnosticando enfermedad a anciano

En consecuencia, la radiocirugía con Gamma Knife se convierte en una excelente opción de tratamiento para los pacientes que no pueden someterse a una craneotomía debido a su estado de salud. Esto es gracias a que con Gamma Knife no se realiza ninguna clase de incisión quirúrgica. De hecho, es considerada mínimamente invasiva en comparación con la cirugía.

La radiocirugía con Gamma Knife también se considera más segura por el uso de anestesia solo local, por lo que el paciente siempre está despierto. Por el contrario, la craneotomía requiere, a menudo, anestesia general, lo cual puede provocar una reacción desfavorable.

 

4. Elección del paciente

En la elección del mejor tratamiento, muchas veces la preferencia del paciente es decisivo. Muchas veces, el paciente se inclina por la radiocirugía con Gamma Knife por diversos motivos. 

Uno de ellos es el tiempo de recuperación. Con la cirugía tradicional, se requiere un periodo de hospitalización y la recuperación puede tardar entre 4 y 8 meses3. Según el problema tratado, esta puede incluir sesiones de terapia física. 

Con Gamma Knife, la recuperación reduce a un día o dos. El paciente regresa a casa horas más tarde culminado el procedimiento y al día siguiente podrá realizar sus actividades con normalidad. Los efectos secundarios —como dolor de cabeza, cansancio o náuseas— son leves y desaparecen en solo días. Si es necesario, pueden tratarse fácilmente con medicamentos. 

medico en consultorio con un paciente anciano

Luego de la craneotomía, el paciente está obligado a guardar reposo absoluto. Esto involucra dejar de trabajar y alejarse de actividades familiares o deportivas. Pero muchas personas no están dispuestas a dejar de hacer todo ello por demasiado tiempo. Así, Gamma Knife del Pacífico se convierte en la mejor opción para ellos.

Si deseas saber si Gamma Knife también es la mejor opción para ti, no dudes en reservar una cita con nosotros.

New call-to-action

 

Referencias:

  1. RadiologyInfo (2018). “Tratamiento de los tumores cerebrales”. Recuperado de: https://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=thera-brain#terapia-efectos-secundarios
  2. Mayo Clinic (2019). “Tumor cerebral”. Recuperado de: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/brain-tumor/diagnosis-treatment/drc-20350088
  3. The Valley Gamma Knife Center (2019). “Alternative Brain Cancer Treatments: Surgery vs Other Options”. Recuperado de: https://www.valleygammaknife.com/alternative-brain-cancer-treatments/

Compartir en

facebook linkedin