Conoce los cuidados para la radiocirugía con Gamma Knife antes y después del procedimiento.

Gamma Knife ha registrado su plan para la vigilancia, prevención y control del Covid-19.

Descubre qué características médicas debes cumplir para ser candidato a Gamma Knife.

Tumores cerebrales - Glioblastoma multiforme - Glioma

Glioma del nervio óptico: causas, síntomas y tratamientos

Gamma Knife

Gamma Knife

septiembre 29, 2022 | 5 min

Compartir en:

facebook whatsapp linkedin whatapp1 gmail

Los gliomas son tumores benignos que pueden aparecer en distintas partes del cerebro, cuando afectan uno o varios nervios ópticos se les conoce como glioma del nervio óptico y pueden ocasionar una serie de síntomas que afectan la calidad de vida de quienes lo padecen. Conoce más sobre esta enfermedad, sus síntomas y opciones de tratamiento.

 

Los tumores de la vía óptica, también conocidos como glioma del nervio óptico, son un tipo de tumor que se forma con las células gliales que rodean y soportan a las células nerviosas. Como en la mayoría de los tumores, las células sufren de alguna mutación y empiezan a reproducirse descontroladamente formando una masa.

 

No es un tipo de tumor muy frecuente y suele aparecer mayormente en niños, casi siempre antes de llegar a los 20 años. Tienden a crecer en las estructuras del sistema visual como el nervio óptico, el tracto óptico y el quiasma óptico.

 

Tratamiento con Gamma Knife - ¡Conviértete en un caso de éxito!

 

Tipos de gliomas del nervio óptico

Los tumores del nervio óptico pueden clasificarse o agruparse según el aspecto de sus células cuando se analizan en un microscopio. Mientras más “anormales” sean las células tumorales, más alto será el grado del tumor. Afortunadamente, la mayoría de los gliomas del nervio óptico en niños son de bajo grado, por lo que sus células no se ven muy diferentes a las normales y crecen lentamente.

 

En el caso de los tumores de bajo grado es muy poco probable que se diseminen a otras partes del sistema nervioso central, facilitando su tratamiento. Por otro lado, sí existen casos donde el tumor se considera de grado alto, por lo que son más agresivos, crecen mucho más rápido y pueden diseminarse a otras partes del cerebro y la médula espinal.

 

Síntomas del glioma del nervio óptico

Si bien es cierto que hasta ahora se desconocen las causas de los tumores, en lo que respecta al glioma del nervio óptico existe una fuerte asociación con la Neurofibromatosis tipo 1. Este tipo de tumor representa hasta el 5% de todos los tumores pediátricos del sistema nervioso central, tendiendo a aparecer en niños pequeños.

 

Por otro lado, los síntomas suelen aparecer en la medida que el tumor crece y empieza a ejercer presión en las estructuras cercanas, dependiendo de su ubicación puede llegar incluso a afectar las funciones endocrinas.

 

Los signos y síntomas suelen variar dependiendo de la edad del paciente y el estadio de desarrollo, el tamaño y la ubicación del tumor. Estos son algunos de los más frecuentes:

  • Problemas de la vista y los ojos que incluye:
    • Pérdida de la visión
    • Disminución de la vista cromática
    • Ojos que sobresalen hacia fuera o son protuberantes (proptosis)
    • Estrabismo
    • Disminución del campo visual
    • Inflamación del disco óptico
  • Inclinación de la cabeza
  • Movimientos anormales de los ojos
  • Cambios hormonales que afectan el apetito, el sueño, el crecimiento y generan otros problemas endocrinos

 

En el caso de los niños pueden llegar incluso a presentar síntomas del síndrome diencefálico como tener sueño durante el día, problemas con las funciones cerebrales, dolor de cabeza, retraso en el crecimiento, vómitos o pérdida de grasa corporal.

 

glioma nervio optico infantil

 

Diagnóstico de glioma

Existen distintas maneras de diagnosticar un glioma del nervio óptico. Si tu médico especialista sospecha de la presencia de alguno de estos tumores en tu pequeño es probable que necesite realizar una serie de pruebas para confirmarlo. Estas son algunas de ellas:

 

  • Examen físico. Este tipo de examen le permite al médico obtener una información más detallada sobre los síntomas, el estado general de salud, otras enfermedades, antecedentes familiares y factores de riesgo. Se pueden realizar pruebas genéticas, análisis bioquímicos de sangre y estudios de hormonas
  • Exámenes integrales de vista. Como su nombre lo indica, se utiliza para evaluar las funciones visuales. En este examen el médico evaluará las estructuras del ojo, percepción del color, la agudeza visual y las condiciones del campo visual.
  • Pruebas por imágenes. Estas se utilizan para poder observar el tumor, su ubicación y tamaño. Las pruebas más usadas suelen ser las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas.
  • Biopsia. Este tipo de prueba se utiliza cuando los resultados de las pruebas por imágenes son inconclusos. Durante la biopsia se extirpará un pequeño trozo del tumor para luego estudiarlo en un laboratorio para identificar el tipo de tumor y su grado.

 

También te puede interesar: Tumor en el ojo: tipos causas y síntomas

 

Tratamiento para glioma

Una vez se llegue al diagnóstico de glioma del nervio óptico, el siguiente paso consiste en encontrar la opción de tratamiento ideal según sea el caso de tu pequeño. Es importante destacar que no existe un único tratamiento, al ser tumores de bajo grado se busca principalmente preservar la mayor cantidad posible de visión. Aspectos como la edad del niño, la ubicación y el tamaño del tumor también influyen en la toma de decisión.

 

que es glioma

 

1. Observación

En el caso en que el tumor no esté generando síntomas importantes y no represente un riesgo para el niño, la observación es una opción adecuada. Consiste en realizar exámenes periódicos para estudiar el crecimiento del tumor hasta que sea necesario intervenir.

 

2. Cirugía

La cirugía se realiza para extirpar el tumor en su totalidad con el objetivo de aliviar los síntomas. En caso el tumor se encuentre en una zona complicada, también es posible realizar una extirpación parcial para reducir el tamaño y evitar el daño al tejido cerebral circundante. Se debe destacar que estas intervenciones suelen ser delicadas y requieren de un tiempo importante de recuperación.

 

3. Quimioterapia

En algunos niños es posible realizar quimioterapia. Este tratamiento suele recomendarse en los casos en que el tumor no ha podido extraerse en su totalidad con cirugía y consiste en administrar un medicamento, por vía oral o intravenosa, que destruirá las células del tumor. Evitando que las células continúen reproduciéndose.

 

4. Radiocirugía

Este tipo de tratamiento utiliza cientos de haces de radiación que por sí solos no son muy potentes pero cuando convergen en el objetivo son capaces de destruir las células tumorales. No necesita realizar ningún tipo de incisión y solo se administra anestesia local en la cabeza donde se coloca el marco. Es una excelente alternativa para aquellos casos donde el niño no puede someterse a cirugía.

 

Aunque no es un tipo de tumor muy frecuente, es indispensable que puedas estar atento a cualquier síntoma que pueda presentar tu hijo. De esta forma puedes obtener un diagnóstico temprano y tratarlo lo más pronto posible para evitar que escale la enfermedad.

 

¿Buscas un procedimiento no invasivo para el cerebro en Perú? - Realiza una consulta aquí

 

Referencias:

Medline Plus. “Glioma óptico”. Recuperado de: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001024.htm

St. Jude Children’s Research Hospital. “Tumor de la vía óptica”. Recuperado de: https://together.stjude.org/es-us/acerca-del-c%C3%A1ncer-pedi%C3%A1trico/tipos/tumores-cerebro-m%C3%A9dula-espinal/tumor-de-la-v%C3%ADa-%C3%B3ptica.html

Etiquetas: Tumores cerebrales Glioblastoma multiforme Glioma

Gamma Knife, el tratamiento con la más avanzada tecnología